Martes 10 de febrero del 2015 | 10:14 am

600 padres aplicaron la eutanasia a sus bebés en Holanda



Desde su legalización en 2002, la eutanasia ha sido la causa de la muerte de 2.500 personas al año.

Según ha publicado el diario La Gaceta, cientos de parejas holandesas tomaron la decisión de terminar con la vida de 650 bebés enfermos en 2013 al considerar que el sufrimiento de los recién nacidos era demasiado duro de soportar. El dato, hecho público por la Real Asociación Médica Holandesa a principios de este año, revela la magnitud de la realidad de la eutanasia en Holanda, que desde su legalización en 2002 ha sido la causa de la muerte de 2.500 personas al año.

La ley de la eutanasia en Holanda permite la intervención directa del médico para causar la muerte del paciente siempre que la decisión sea voluntaria, que esté sufriendo una enfermedad irreversible o que se encuentre en estado terminal y con un padecimiento insoportable. Esta práctica incluye también a menores, de forma legal si tienen entre 12 y 18 años, y en la realidad, según las cifras, también se aplica a los bebés que se encuentren en la misma situación. Según la política de la Real Asociación Médica Holandesa, una inyección “letal” está “éticamente permitida” si el periodo de la muerte “inevitable” se alarga y causa sufrimiento a sus progenitores.

El autor del documento de este organismo es el doctor Eduard Verhagen, que ya en 2003 logró que los tribunales admitieran la aplicación de la eutanasia en menores de 12 años en virtud de lo que bautizó como protocolo de Groningen para este “suicidio asistido” neonatal. Este procedimiento se basa en unos puntos que pueden resumirse en que el diagnóstico y el pronóstico deben ser seguros, debe existir certeza de que la enfermedad es intratable, los padres deben estar debidamente informados y la situación tiene que ser confirmada por un médico independiente.

Sin embargo, un estudio publicado en la revista científica Pediatrics demostró que los 22 bebés con espina bífida que fueron víctimas de eutanasias entre 1997 y 2004 “apenas tenían dolores” y que los padres, con la información correcta, podían haber elegido otro camino que no fuera el de la muerte. “Los dolores podían aliviarse con paracetamol, o bien morfina, cualquiera que fuese la gravedad de su condición”, aseguraba el estudio. “Nos parece que el término sufrimiento insoportable, incluido en el protocolo de Groningen, no es adecuado”.

Sólo en Holanda se calcula que las muertes por eutanasia fueron de 3.136 para el 2010, 2.636 del 2009, 2.331 del 2008, 2.120 para el 2007 y 1.923 en el año 2006.

Fuente: http://www.infovaticana.com/






Directorio

Produccion General
Coordinación:
(511) 613-1713 / 613-1701

Suscríbete