Miércoles 23 de julio del 2014 | BethelRadio

Aprovecha tu juventud lejos del delito y cerca de Dios



Con solo 21 años, Orlando Gonzáles fue internado en un penal producto del robo agravado.

Su apariencia lo hacía pasar desapercibido, pero era un avezado delincuente que utilizaba las drogas como estimulante para cometer sus fechorías.

Dentro de la cárcel, conoció a Jesucristo, quien restauró su vida.

Una vez libre, empezó a ser un elemento útil en la sociedad.

Actualmente ya tiene una familia y nunca volvería su mirada atrás, porque lo que Cristo le dio nada ni nadie se lo arrebatará.

 






Directorio

Produccion General
Coordinación:
(511) 613-1713 / 613-1701

Suscríbete