Viernes 05 de junio del 2015 | BethelRadio

"Charlie, Charlie" no es un juego: Adolescentes perturbados en la selva peruana



Casos en Iquitos y Aucayacu nos recuerdan por qué Dios condena intentar contactar con los muertos en Deuteronomio 18: 10-11.

Un grupo de padres ha entrado en alerta en Iquitos luego de que reportaran a ocho adolescentes como poseídos luego de imitar el viral “Charlie, Charlie”.

Los jóvenes del distrito San Juan Bautista aprovecharon que no había clases para retirarse y llegar a la vivienda de uno de los escolares para realizar este juego. Ellos no pudieron terminarlo ya que según contaron vieron a un demonio.

Posteriormente, los jóvenes estaban intranquilos. Por ello, una de las madres los juntó para que “terminen” el juego. Sin embargo, minutos después comenzaron a gritar e incluso desmayados. Los vecinos tuvieron que auxiliarlos.

Aucayacu

Una escolar de 13 años de edad, estudiante de una institucion educativa de Aucayacu, distrito de José Crespo y Castillo, Leonciio Prado, terminó en la iglesia del Movimiento Misionero Mundial, luego de participar del juego satánicoÂÂ’.

“Es un demonio que puede controlar tu mente y hacer de tu cuerpo lo que le dé la gana. Yo vi lo que sucedía y me asusté”, contó una de sus compañeras que estuvo presente en el lugar”, dijo en testigo.

Agregó que la niña empezaba a temblar y hablaba como si diez personas estuvieran gritando con varias voces. Le agarraban como ocho personas, tenía mucha fuerza y cuando estaba así, su madre la llevó a la iglesia.

“Nosotros estuvimos en la iglesia alabando a nuestro Dios y llegaron la policía, serenazgo, la gobernadora y la niña “poseída” que había perdido el control de la voluntad. Es un poder sobrenatural y demoníaco como el que causa la ouija, hemos orado por ella y en una hora y media ha sido liberada por el poder de Dios”, dijo el vocero del MMM.

Fuentes: ATV y Diario Correo







Más de Bethel en la Actualidad




Lo más Visto




Directorio

Produccion General
Coordinación:
(511) 613-1713 / 613-1701

Suscríbete