Jueves 12 de febrero del 2015 | 02:36 pm

El papá que decidió criar solo a su bebé con síndrome de Down



El pequeño Leo fue rechazado por su propia madre. Samuel Forrest ahora busca fondos para llevarse a su hijo a Nueva Zelanda

El 21 de enero pasado, la armenia Ruzanna Badalyan le dio un ultimátum a su marido neozelandés, Samuel Forrest, tras el nacimiento de su hijo con síndrome de Down: si él se quedaba con el bebé, se tenían que divorciar. No había otra opción.

Según contó Samuel a ABC News, al momento del parto ella se negó a mirar e incluso tocar a su hijo Leo, ya que en la cultura armenia se cree que un niño con una enfermedad como ésa es una vergüenza para la familia.

"El pediatra salió de la habitación con un pequeño bulto, ése era Leo. Ella estaba con el rostro cubierto y ninguna de las autoridades del hospital me dejaban verlo a él o a mi esposa. Cuando el doctor salió, me dijo 'realmente hay un problema con su hijo'", comentó Samuel.

El neozelandés reconoció que se sorprendió cuando los médicos le dijeron que su hijo había nacido con síndrome de Down, pero que nunca se le cruzó por la mente abandonarlo. Finalmente, cuando pudo conocerlo lo tomó y acarició, aunque por un momento "quedó en shock".

Y al ver que su esposa no estaba dispuesta a cuidar de Leo y que prefería darlo en adopción, Samuel optó por quedarse con su hijo y divorciarse de quien había sido su mujer por 18 meses. "Él es hermoso, perfecto y por supuesto que lo criaré", dijo.

Andrés González Kazazian, quien es secretario de la Colectividad Armenia de Chile y vivió cuatro años en ese país trabajando para una fundación de superación de la pobreza, desmiente las palabras de Samuel en relación a que a los armenios les da vergüenza tener hijos con síndrome de Down.

"De ser cierta la noticia nosotros rechazamos la actitud de esa persona. En ningún caso representa al pueblo armenio ya que al ser un país cristiano, no hay espacio para actuar de la forma en que la madre lo hizo. Armenia es un país pro vida debido a todo lo que se ha sufrido a lo largo de los años como el genocidio por parte del Imperio Turco Otomano, Unión Soviética y Guerra de Nagorno Karabaj (con Azerbaiyán)", indica.

"Viví en casas de familias 100% armenias, me tocó ver niños discapacitados, pero en ningún caso vi algún tipo de discriminación o que se sienta vergüenza por tener un hijo/a con capacidades especiales", agrega.

 

Fuente: Agencias







Directorio

Produccion General
Coordinación:
(511) 613-1713 / 613-1701

Suscríbete