Miércoles 04 de febrero del 2015 | BethelRadio

Gobierno chino preocupado por crecimiento del cristianismo



Cada vez son más los conversos al cristianismo en un país con un régimen comunista que promueve el ateísmo.

Cerca de 100 millones de personas ya son cristianas en China y se registra un aumento anual en torno al 10%. La mayoría de los nuevos conversos son jóvenes urbanos.

Este auge no ha pasado inadvertido para el régimen en Pekín, oficialmente ateo. Su actitud es ambivalente. Por un lado, "muchos de los valores del cristianismo coinciden con lo que el Partido Comunista de China considera ser un buen ciudadano, incluidos los valores familiares", apunta Gerda Wielander, de la Universidad de Westminster en Londres y autora del libro Valores cristianos en la China comunista.

Los creyentes tienden a actitudes más cívicas —son, por ejemplo, más proclives a pagar impuestos o a evitar la corrupción— y sus organizaciones cubren una serie de servicios sociales —cuidado de los ancianos, atención a los más pobres— que alcanzan donde el Estado no llega.

Pero, por otro lado, el Gobierno de Xi Jinping, que ha hecho hincapié en la cultura tradicional china y los valores socialistas, ve con suspicacia una religión que considera "extranjera". La posibilidad de que un número sustancial de ciudadanos pueda organizarse en torno a una ideología diferente preocupa al régimen, que no deja de tener en cuenta el papel que jugó la Iglesia católica en la caída del comunismo en Europa del Este.

Y, si bien es cierto que la mayoría de los cristianos chinos no se inmiscuyen en política, también lo es que un número significativo de los activistas más destacados mantienen —cada uno por circunstancias diferentes— algún vínculo con el cristianismo, bien sea como creyentes o por contactos con círculos de fieles.

Es el caso del fundador del movimiento anticorrupción y protransparencia Nuevo Ciudadano, Xu Zhiyong, encarcelado, o del abogado pro derechos humanos Gao Zhisheng, recientemente puesto en libertad. Para Pekín tampoco pasó inadvertido que dos de los tres fundadores del movimiento prodemocracia Occupy Central que tomó Hong Kong el año pasado fueran cristianos, al igual que el líder estudiantil Joshua Wong.

[También puedes leer: China: 13 millones de abortos se registran cada año]






Directorio

Produccion General
Coordinación:
(511) 613-1713 / 613-1701

Suscríbete