Miércoles 22 de octubre del 2014 | BethelRadio

La cura para el ébola es Dios



La cifra de muertos por ébola ya bordean los cinco mil. Pero no todas son malas noticias respecto a este virus.

 

Hace algunos días, se escuchó en el mundo sobre el sorprendente caso de Pacencia Melgar, una misionera que se contagió del virus luego de ayudar a enfermos de ébola en Liberia.

Tras de ser prácticamente desahuciada por la ciencia, Paciencia tuvo una impresionante recuperación que solo puede ser resumida con la palabra milagro. Los médicos afirmaron que ella produjo (aunque los cristianos sabemos que fue la mano de Dios) un anticuerpo que la hizo inmune al virus.

En la actualidad, la sangre de Paciencia es utilizada para producir un suero que ya sirvió para recuperar al médico estadounidense Kent Brantly de la enfermedad.

 







Directorio

Produccion General
Coordinación:
(511) 613-1713 / 613-1701

Suscríbete