Jueves 04 de diciembre del 2014 | 02:57 pm

La vida del cristiano es una carrera de resistencia



¿Te preguntaste en qué se parece una maratón a la vida de un cristiano? Te dejamos cuatro comparaciones que te sorprenderán. 

Para una maratón

Mantente hidratado: Asegúrate de llevar una botella con agua o, mejor aún, una bebida deportiva que reponga el sodio que se pierde al correr.

Vístete con inteligencia: Consulta el estado del tiempo antes de salir de casa y ponte varias capas que te permitan mantener una temperatura óptima tanto si llueve como si hace calor.

Lleva un teléfono: Si te vas a alejar de la zona urbana, asegúrate de poder llamar a alguien en caso de que suceda algo, te lesiones o te pierdas.

Corre con alguien más: Los kilómetros parecen más cortos y menos exigentes si se corre en compañía de otra persona.

Para la vida de un cristiano

Hidrátate con agua viva: Al vivir el Evangelio de Jesucristo, desarrollamos en nuestro interior una fuente viviente que satisfará eternamente nuestra sed de felicidad, de paz y de vida eterna.

Vístete con la armadura del cristiano: Ceñidos los lomos con la verdad, vestidos con la coraza de justicia, calzados los pies con el apresto de la paz, toma el escudo de la fe, el yelmo de la salvación y la espada del Espíritu.

Lleva en tu memoria el teléfono de Dios: El teléfono de Dios es  33: 3. 1: 37. En   Jeremías 33: 3. La Biblia dice;   Clama a mí y yo te responderé y te enseñare cosas grandes y ocultas que tú no conoces.

Corre con alguien más: Nunca dejes de animar a tus hermanos en la fe. Juntos podrán engrandecer el trabajo evangelizador.

Con información de http://www.asics.es/






Directorio

Produccion General
Coordinación:
(511) 613-1713 / 613-1701

Suscríbete