Jueves 26 de junio del 2014 | BethelRadio

Las mujeres en las manos de Dios son un instrumento. Parte III



Pedro era exigente: reclamaba que las mujeres vivan en santidad. Dios no tiene moldes. Si una mujer se llena de Dios y del Espíritu Santo, Dios la puede levantar; y la hace un instrumento útil. Para esto, debe vivir en santidad y modestia. La mujer que es temerosa de Dios, sabe cuál es su lugar y sabe cómo comportarse en el púlpito; vestir con decoro y vivir sujeta a su marido.






Directorio

Produccion General
Coordinación:
(511) 613-1713 / 613-1701

Suscríbete