Martes 01 de setiembre del 2015 | BethelRadio

Los filisteos introdujeron en Israel plantas como el sicómoro, el comino y la adormidera



Las especies cultivables que introdujeron eran totalmente nuevas en Israel. ¡Dato histórico muy interesante!

Estudios recientes han demostrado que la invasión de las especies florales exóticas tuvo un importante impacto sobre las locales. El pasado 25 de agosto se ha dado a conocer los resultados de una investigación realizada en Israel por el profesor Ehud Weiss del Departamento Martin (Szusz) de Tierra de Estudios de Israel y Arqueología de la Universidad de Bar-Ilan.

La cultura filistea se desarrolló durante la Edad del Hierro, entre los siglos XII y VII a. C. El equipo de investigación elaboró una base de datos de las plantas permanentes que se extraen de los sitios arqueológicos de las edades del Bronce y del Hierro, tanto filisteos como no filisteos, en la zona meridional de Israel. Se concluyó que los filisteos llevaron a Israel no sólo su cultura sino también sus plantas.

Las especies cultivables que introdujeron eran totalmente nuevas en estas tierras. Se trata del árbol del sicómoro, cuyos frutos son conocidos por ser cultivados en el Mediterráneo oriental, sobre todo en Egipto, y cuya presencia en Israel como un árbol cultivado localmente es atestiguado por vez primera en la Edad de Hierro; el comino, que es una especie también originaria del Mediterráneo oriental; y la adormidera que proviene de la Europa occidental.

El hecho de que las tres plantas exóticas introducidas por los filisteos se originaran en regiones diferentes concuerda bien con la diversa procedencia geográfica de esta gente. Los filisteos, uno de los llamados Pueblos del Mar mencionados en la Biblia y otras fuentes antiguas, eran una comunidad multiétnica cuyos orígenes se encuentran en el Egeo, Turquía, Chipre y otras regiones del Mediterráneo oriental. A principios de la Edad del Hierro, sobre el siglo XII a. C., se asentaron en la llanura costera del sur de Israel y se integraron con los cananeos y con otras poblaciones locales para, finalmente, desaparecer con el colapso de la Edad del Hierro, en el siglo VII a. C.

En conclusión, los resultados de esta investigación indican que la presencia de los filisteos en Israel tuvo un impacto importante y de largo alcance sobre la biodiversidad floral local aún apreciable.

Fuente: Blastingnews






Más de Bethel en la Actualidad




Lo más Visto




Directorio

Produccion General
Coordinación:
(511) 613-1713 / 613-1701

Suscríbete